Procesiones ateas, comuniones laicas… ¿Para cuándo un sacerdocio nihilista?

Justo antes de la Semana Santa, se produjo un cierto revuelo a causa de un intento de “procesión atea”, que una “Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores” pretendía sacar a la calle satirizando a la iglesia católica. Esta especie de “procesión”, que finalmente no se autorizó, fue criticada por muchos, creyentes o no, desde el punto de vista del respeto que merecen las religiones. Dada mi atracción hacia lo paradójico y contradictorio, yo voy a desarrollar aquí una reflexión crítica desde el punto de vista contrario, esto es, desde el no-respeto, sin pretender ofender a nadie.

Vaya por delante el hecho de que no soy creyente. No es que no crea que haya dios o vida eterna, sino que no veo que exista ningún motivo para creer en semejantes entelequias. La creencia en un ser sobrenatural puede servir para 1) explicar el origen del universo y de la vida, 2) justificar un comportamiento ético, 3) proporcionar esperanzas de continuidad después de la muerte. En el primer caso pienso que la ciencia nos proporciona explicaciones bastante más solventes; para lo segundo creo que nuestra humanidad, nuestra pertenencia a una misma especie biológica,  basta y sobra para que compartamos valores de bondad y generosidad. Y en tercer lugar, la perspectiva de una vida celestial eterna (insisto: ¡eterna!) me parece más abrumadora y espantosa que la nada.

Sin embargo, respeto al que cree sincera y honestamente, al que vive de acuerdo con los preceptos de su fe, sin ajustar dichos preceptos a su conveniencia. Respeto creencias que han inspirado las más extraordinarias obras de arte, músicas celestiales, conmovedoras vidas de altruismo y entrega a los demás. Pero no puedo respetar lo que tienen las religiones de “la-verdad-es-sólo-nuestra”, de “Dios-está-con-nosotros”, de “unidos-contra-el-infiel”. No puedo respetar lo que tienen de demostración pública, de sentimiento de pertenencia al grupo, de autoafirmación frente a los diferentes. La religión nunca ha sido problema mientras ha permanecido en el ámbito privado, pero ha sido históricamente una amenaza cuando se ha convertido en un elemento de cohesión para enfrentar a unos contra otros.

Precisamente, por esta misma razón me parecen detestables las “procesiones ateas”. Porque los que las organizan están cayendo en el mismo error que critican. Están formando una religión. Se están “re-ligando” entre ellos para enfrentarse a otros grupos también “re-ligados” por creencias diferentes. Incapaces de vivir su ateísmo en privado, como dios manda, buscan una autoafirmación pública, y tratan de cohesionar con sus creencias ateas a su grupo en contra de otros grupos.

Para religiones ateas que no cuenten conmigo. Como dice una letra de mi admirado L.E., Aute, “por no ser, no soy ni nihilista…”

Anuncios

Acerca de desdemitonel

Biólogo, profesor en la Universidad de Málaga
Esta entrada fue publicada en Cartas desde mi tonel, Filosofía y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Procesiones ateas, comuniones laicas… ¿Para cuándo un sacerdocio nihilista?

  1. yaor dijo:

    Eso mismo pensé. De hecho quise participar en una discusión al respecto en un espacio ateo. Pero como mis ideas cristianas no les agradan, ya no puedo escribir ahí . Fue cuando me di cuenta que estaban cayendo en lo mismo que criticaban, en la censura evidencia de la intolerancia (ellos sólo la aplican a los religiosos sin darse cuenta que van por el mismo camino). Eso me puso a pensar serimente en nuestra condición degradable como humanos, siempre suceptibles a ser tendenciosos. Yo creo en Dios (tu no, lo respeto), y lo que más me gusta es que Él es que en su Palabra no se equivoca: dibuja de manera perfecta la condición del hombre.

  2. ¿Por qué no van estos ateos a provocar a los creyentes islamistas de la Mezquita de la M-30, que la tienen allí, al lado?. Allí pueden arrodillarse, en la entrada, mientras sueltan una letanía de insultos a Mahoma y Alá, riéndose y comiendo y ofreciendo bocadillos de jamón, acompañados de un buen vino de Rioja.
    ¿O es que sólo son ateos del Dios Cristiano?
    ¿Yhavé y Alá no son, también, dioses?

    Me recuerda a los fanáticos etarras, antidemocráticos, queriendo colarse en las instituciones democráticas, para cobrar nómina y autofinanciarse.
    Estos ateos extravagantes, que muestran no ser ateos, sino antiteos de un sólo Dios, (lo que es absurdo, además de ridículo), pueden seguir viviendo su ateísmo. Los creyentes no se han metido ni se meterán con ellos, con su forma de pensar y de vivir. Los creyentes son más respetuosos que estos ateos de faralaes.

    ¿Por qué la provocación por la provocación?. ¿La mofa por la mofa?. ¿Para divertirse no respetando las creencias ajenas?

    Sencillamente, “para joder la marrana” (no es una frase obscena, búsquese en el Diccionario su significado).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s