Vergüenza universitaria

Se nos acumula el trabajo. El señor Goiz, protagonista de nuestra entrada anterior, afirmaba en su curriculum vitae estar en posesión nada menos que de un doctorado por la Oxford International University, una institución privada, que nada tenía que ver con la Universidad de Oxford, y que hoy día ha desaparecido. En un mundo de libre mercado no se puede evitar que prolifere este tipo de chiringuitos educativos, y todo lo que se puede hacer es establecer un sistema de acreditaciones que vele por la calidad de la enseñanza y deje fuera a los malos. Por eso me preocupa que en la enseñanza oficial, pública y acreditada, se nos cuelen la falsedad, el camelo y la seudociencia. ¿Es que esto está sucediendo? Pues sí, como muestra un excelente y recomendable blog, llamado La lista de la vergüenza. Un blog dedicado a denunciar a universidades españolas que imparten títulos oficiales o propios con contenidos seudocientíficos. La lista es demoledora, y merece una reflexión. Por no mirar la paja en el ojo ajeno, citaré como ejemplo uno de mi propia universidad, ni más ni menos sangrante que el resto. Una asignatura oficial titulada “Terapias Complementarias II”, que incluye, entre otros, los siguientes temas:

Tema 6: Rei-Ki
Tema 10: Flores de Bach
Tema 12: Homeospagyria
Tema 14: Aromaterapia

Enlazo cada tema con su página correspondiente de la Wikipedia, donde podrán saber más sobre ellos y encontrarán datos sobre su carácter seudocientífico y su fracaso en los ensayos a los que han sido sometidos, siempre que se hayan hecho con rigor. El caso de la “Homeospagyria” es más curioso, parece que es una especie de homeopatía Made in Spain, además de una marca registrada por unos laboratorios…

Pero lo que de verdad me preocupa, es que un plan de estudios universitarios ha tenido que ser aprobado por un Consejo de Departamento, por una Junta de Centro, por el Consejo de Gobierno de una universidad. Un plan de estudios tiene que ser acreditado por la ANECA, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad. Y finalmente aprobado por un Consejo de Universidades. ¿Cómo es posible que estos contenidos seudocientíficos hayan pasado todos los filtros? Por la misma razón que hemos denunciado en otras entradas. Porque se está atento a la forma, más que al contenido. Porque lo que importa es que la asignatura tenga un correcto cómputo de créditos ECTS, metodología Bolonia, trabajos colaborativos y demás brochazos pedagógicamente correctos. Y si uno enseña de esta correctísima forma que la Tierra es plana, no hay problema.

Seguro que lo fundamental para todos los filtros de calidad universitaria ha sido que la asignatura a la que nos referimos incluyera una vistosa lista de “competencias transversales/genéricas” y que entre ellas figure… ¡El razonamiento crítico!

Anuncios

Acerca de desdemitonel

Biólogo, profesor en la Universidad de Málaga
Esta entrada fue publicada en Ciencia, Enseñanza, Universidad y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Vergüenza universitaria

  1. María Dolores dijo:

    Muy interesante, como todo lo que escribes. Sigue divulgando, así nos enteramos mejor. Un saludo

  2. manuel dijo:

    Animo, sigue con este estupendo blog, que es muy ameno y riguroso. La vision cínica me va un montón. De hecho, como bien insinúas, todos tenemos que ser un poco cínicos para aguantar muchas de las sorpresas que te depara la vida y hacer frente a tanto timador, político, etc. Recuerdos de un colega, también biólogo.

  3. Eduardo dijo:

    Lástima que lo que defiendes tampoco tiene asidero, es decir la “medicina oficial” promueve que mucha gente muera en cantidades alarmantes de cánceres, alzheimers, parkinsons, diabetes, y un largo, etc. Más que defender “lo oficial” deberíamos preocuparnos de que cambien y rápido antes que nos maten a más familiares, amigos y hasta conocidos. Qué podemos decir, hasta un estreñiniento crónico que no mejoran tomando verduritas les dan un montón de medicamentos artificiales, que francamente curar, no curan, sólo hacen del enfermo un eterno consumidor de fármacos y del médico, y digo “hasta” porque en la “pseudociencia” te pueden curar no sólo tomando alimentos que promuevan el tránsito intestinal, seguro que crées que eso lo es todo. O tú que crees que cuando te tomas paracetamol cuando tienes fiebre y se te baja, piensas que todo está controlado. Es una falacia, ni tu fiebre te va a matar como nos han engañado durante toda la vida, ni reduciste la parte más importante del problema, el origen, al contrario haz ocultado un síntoma de algo mucho más profundo que se gesta dentro de ti y si lo sigues ocultando explotará en sintomatología que de verás le prestes atención. Como dice el Dr. Michael Colgan, los médicos recetan fármacos como si fueran caramelos, y el 99% nos dan lo mismo sin analizar nuestras diferencias orgánicas y demás particularidades, que no somos iguales entre los 6,499 millones de humanos, es decir, nos ponen a todos talla 45. En fin. Creo sinceramente que la medicina “oficial” debe cambiar de raiz, felizmente existen científicos e investigadores “raritos” que van más allá y nos demuestran que la tierra es redonda cuando todos las observaciones científicas dicen que es plana. Por favor, ANECA, a mover el culo, si no fuera por estos raritos que aparecen de vez en cuando, siempre estaríamos prendiendo fuego con piedritas.

    • desdemitonel dijo:

      Yo creo que en lo que dices hay dos temas diferentes. Uno es el problema del recetar de forma innecesaria, probablemente por falta de tiempo y medios para hacer un buen diagnóstico y probablemente también porque el paciente siente que si no le recetan algo es que no se han ocupado de él. Si los médicos recetan como si fueran caramelos es en buena medida porque el paciente quiere caramelos. Es cierto que en muchas ocasiones el medicamento es inútil. En otras, como el caso del paracetamol, no se trata de curar, sino de aliviar el síntoma (la fiebre) y el malestar. Pero eso lo sabe el que receta el paracetamol. El que prefiera estar con fiebre y malestar sólo tiene que no tomárselo.
      Otro tema es el extendido concepto de la “medicina oficial”. Esto simplemente no existe. Existen tratamientos, unos funcionan mejor y otros peor, pero el médico intenta aplicar el mejor disponible. No está ejecutando una doctrina impuesta por no se sabe quien. Si realmente tomar la hierba X curase la hepatitis C, las farmacéuticas identificarían el principio activo y lo envasarían, y los médicos ya la estarían recetando (¡y se les acusaría de practicar una medicina oficial!). Esto pasó con la Aspirina, que deriva de un principio activo que está en la corteza del sauce, corteza que se utilizaba antiguamente en infusiones. Esto pasó con la quinina. Por tanto la diferencia entre lo que llamas “seudociencia” y la “medicina oficial” es muy simple. La segunda funciona, la primera no (porque cuando demuestra que funciona, se convierte en medicina “oficial”).

  4. Gracias por la nota, ha servido para una investigación de unos títulos de un posible estafador. Te podría comentar que en COLOMBIA existen dos categorías para referirse a la calidad de los programas ofrecidos por las instituciones de educación superior (universidades e instituciones universitarias), y es REGISTRO CALIFICADO, que es un estándar mínimo de calidad otorgado por el Ministerio de Educación, sin el cual ninguna entidad pública o privada puede otorgar diplomas, no son legales sin este requisito; y otra calidad superior que es la ACREDITACIÓN VOLUNTARIA, el cual requiere contar primero con el Registro Calificado; esta acreditación es un concepto de calidad superior a los estándares mínimos, sirve igualmente para la comparación de los programas y que los usuarios puedan tomar mejores decisiones en cuanto a la selección de programas e instituciones; claro, no es obligatorio tener una Acreditación, es voluntaria, lo que si es obligatorio es el Registro Calificado. Vale la pena tener en cuenta también que en los EEUU mencionan el término de Acredited que podría erroneamente interpretarse, por su traducción literal, como acreditado; éste término es usado en el caso estadounidense en el reconocimiento del ministerio o autoridad de educación respectiva, y que debe diferenciarse para Colombia, debido a que este reconocimiento oficial debe ser traducido como Registro Calificado y no Acreditado; lo anterior sobre todo porque a un programa Colombiano que SI tiene Registro Calificado, pero NO ha optado (o no ha cumplido los requisitos mínimos como número de egresados, por ejemplo) por la Acreditación (Voluntaria), puede otorgar diplomas legales, de calidad y deben ser reconocidos como tales.
    Michel Bolaños Guerrero
    Docente Tiempo Completo (Full Time)
    Universidad de Nariño (institución pública del orden departamental) – Colombia

    • desdemitonel dijo:

      Muchas gracias por su aportación. En España tenemos también un sistema de acreditación, obligatorio para los titulos oficiales públicos. El problema es que el sector privado de la enseñanza superior no tiene ningún control, como no lo tiene la oferta de “productos milagro”, seudomedicamentos que se comercializan como complementos alimenticios pero ofrecen en su publicidad ventajas terapéuticas, etc. Es indignante que una administración hipertrofiada como la nuestra no sea capaz de controlar estos abusos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s