La Declaración de Quito: Combatir los engaños sobre las terapias con células madre

En anteriores entradas de este blog hemos criticado la utilización engañosa y fraudulenta de células madre para el supuesto tratamiento de diversas enfermedades. Es llamativo cómo estas entradas han sido las que han atraído más atención de los lectores,  que en muchos casos han llegado a ellas utilizando términos de búsqueda en Google que eran auténticos gritos de desesperación (“terapia con células madre en parálisis cerebral”, “células madre para curar el autismo”, etc.). A pesar de algunas actuaciones contundentes, como el cierre del X-Cell Center, la situación ha ido a peor en los últimos años, dando lugar a casos de “turismo celular” especialmente en China (como muestra: http://miterapiacelulasmadre.com/) y Latinoamérica (http://www.celulasmadretratamiento.com/). Les advierto, da auténtico pavor visitar esas webs.

Por esto hoy nos congratulamos de que la Red y el Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes (RCIDT) aprobara durante la XII reunión celebrada en Ecuador (24-26 octubre de 2012), la llamada Declaración de Quito, en el que se condena la compra, el tráfico y el turismo de células madre para trasplante, se reconoce la necesidad de combatir la publicidad engañosa, que presenta estas prácticas como “remedios milagrosos”, y se asume la falta de mecanismos de regulación y control que existen en muchos países de la región. En concreto se propone no utilizar las células madre con fines terapéuticos mientras no se demuestre evidencia científica de su beneficio y realizar las técnicas de Terapia Celular en centros o instalaciones previamente autorizadas por las autoridades sanitarias. Abro un paréntesis para reconocer la extraordinaria labor que está haciendo el Dr. Rafael Matesanz, presidente de la AEMPS y director de la Organización Nacional de Transplantes. En un blog crítico como este siempre habrá espacio para señalar cuándo las cosas se hacen bien, a pesar de todo.

Por las mismas fechas del octubre pasado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios hizo pública una nota informativa en el mismo sentido, advirtiendo de los posibles fraudes y engaños en la utilización de células madre para tratamientos curativos o estéticos. Según esta nota, sólo es legal la terapia celular en los siguientes supuestos:

  • Transplante de precursores hematopoyéticos (médula ósea).
  • Implante de condrocitos autólogos, implante de queratinocitos para tratamiento de quemados y tratamiento de lesiones corneales con células madre del limbo corneal.
  • Ensayos clínicos o usos compasivos expresamente autorizados por la AEMPS.

Fuera de estos supuestos, remacha la AEMPS:

“La utilización de medicamentos basados en células madre fuera de las modalidades enunciadas en los puntos anteriores no está autorizada y carece de garantías de calidad, eficacia y seguridad. […] Los productos a base de células madre humanas utilizados en tratamientos con finalidades estéticas, también tienen la consideración de medicamento, por lo que les resultan de aplicación los mismos principios que al resto de tratamientos basados en células madre. Es decir, deberían demostrar su calidad, seguridad y eficacia en ensayos clínicos adecuados que permitieran al ciudadano saber los efectos y posibles riesgos de su utilización. Hasta la fecha no se ha autorizado ningún medicamento de este tipo con fines estéticos, por lo que su presencia en el mercado se considera igualmente ilegal.”

Lo que sucede es que no se considera como medicamento el transplante directo, dentro del mismo acto quirúrgico, de tejidos de una parte del cuerpo a otra (p.e. injertar tejido adiposo del paciente para aumento de mamas). Pero ¡ojo! no vale en este caso de hablar de “células madre” cuyo aislamiento a partir del tejido requiere un procedimiento especial. La grasa es grasa.  Pues a pesar de esto, no se vayan a China o a Latinoamérica, dénse un paseo por el ciberespacio español, y valoren si los responsables de hacer que se cumpla la legalidad están a la altura de las circunstancias:

Clínica Amar (Marbella)
“El rejuvenecimiento facial y la técnica de reparación desarrollada por el Dr. Roger Amar sin incisiones mediante células madre adultas”
(No se pierdan las reflexiones de esta web: ” La posmodernidad  ha dejado al hombre sumido en un océano de paradojas…”).

Clínica Hilu (Marbella)
“Clínica avanzada de tratamientos para la salud, medicina celular y estética que cuenta con una tecnica “única” para el implante de células madre adultas regenerativas y un método de cirugía biológica”.
Una Web que no tiene desperdicio. Irán de sorpresa en sorpresa: http://www.centromedicohilu.com/

Clinicas Anza (Barcelona, Lleida, Ibiza)
“Desde hace tan solo un año en España se ha legalizado la obtención de tejido graso con células madre, es decir, a partir de la grasa extraída obtener las propias células madre pluripotenciales […] Las células madre pueden convertirse y generar otros tejidos como piel, hueso, músculo, nervios, tendones, etc sin necesidad de un donante, por lo que son tejidos propios y biocompatibles.”

Clínicas capilares Vinci (Málaga, Madrid, Barcelona)
“Las células madre adultas se usan en los afectados por la calvicie y actúan como células progenitoras que reparan sistemas para el cuerpo, por ejemplo, reforzando los tejidos adultos envejecidos”

Y para acabar, el colmo de la picardía para sortear la legalidad: las células madre ¡vegetales! a las que se les atribuye una insólita “acción reestructuradora”:

Instimed (Madrid)
“Instimed ha diseñado un tratamiento facial que estimula la síntesis de proteínas de fijación, colágeno y elastina para lograr una revitalización cutánea desde el interior y el exterior de la célula. El tratamiento facial con células madre de origen vegetal revierte el proceso de degradación de la piel, gracias a la acción reestructuradora de las células madre”.

Por supuesto que esto no escapa a la agudeza de la AEMPS, que en su nota informativa aclara que:
“Los tratamientos que se basan en células madre de origen vegetal no tienen ninguna relación con las células madre de origen humano y no se ha demostrado que posean ninguna utilidad en el tratamiento de enfermedades.”

Anuncios

Acerca de desdemitonel

Biólogo, profesor en la Universidad de Málaga
Esta entrada fue publicada en Cartas desde mi tonel, Ciencia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s